Frecuencias Solfeggio

Son los tonos vocales utilizados por los monjes de la antigüedad y servían para sanar a la gente, la cual se reunía en la iglesia para experimentar grandes cambios espirituales, expansión de la conciencia, sanación emocional y mejora física.

Antiguamente las misas eran cantadas en latín con estos tonos y la gente las denominaba misas de sanación, pero desafortunadamente a partir del Concilio Vaticano Segundo las misas dejaron de pronunciarse en latín.

Las Frecuencias Sagradas Solfeggio tienen relación con la Geometría Sagrada, y los números que las representan están vinculados matemáticamente formando una secuencia, como otras que se han hecho famosas, por ejemplo la Secuencia Fibonacci, o Número de Fibonacci.

Las antiguas frecuencias Solfeggio, son frecuencias que ayudan a realizar procesos de elevación de estados vibratorios para lograr una gran paz y alegría interior. Estas frecuencias de sonido originales fueron aparentemente utilizadas en los antiguos cantos Gregorianos, tales como el gran himno a San Juan el Bautista, junto con otros que las autoridades eclesiásticas dieron como perdidos hace siglos. Cabe señalar que desafortunadamente existe muy poca información acerca tonos. Los nombres de estos seis sonidos originales (Ut, Re Mi, Fa, Sol, La) llegaron como abreviaturas de la primera estrofa (en latín) del famoso himno Medieval "Ut queant laxis", escrito por Pablo el diácono en el siglo VIII d.c. para la fiesta del nacimiento de San Juan Bautista:

"Ut queant laxis
Resonare fibris
Mira gestorum
Famuli tuorum
Solve polluti
Labii reatum
Sancte Iohannes"

Hay muchas traducciones e interpretaciones de este texto en latín, pero en definitiva, es una imploración a San Juan para "Limpiar nuestros labios contaminados del pecado", a fin de que podamos "cantar con cuerdas vocales sueltas las maravillas" de sus actos. Los cantos y sus tonos especiales, según se dice, impartían una tremenda bendición espiritual cuando eran cantados en armonía, durante las misas.

Estas poderosas frecuencias fueron redescubiertas por el Dr. Joseph Puleo, tal como se describe en el libro "Healing Codes for the Biological Apocalypse" (Códigos Sanadores para el Apocalipsis Bioló;gico), escrito por el Dr. Leonard Horowitz.

Las frecuencias Solfeggio ayudan para:
- 174 Hz - Unión con el Espíritu.
-285 Hz - Unificación con la Tierra (Reconocimiento).
UT - 396 Hz - Liberación de culpas y miedos.
RE - 417 Hz - Deshacer situaciones y facilitar los cambios.
MI - 528 Hz - Transformación y milagros (reparación del ADN).
FA - 639 Hz - Conexiones y Relaciones.
SOL - 741 Hz - Despertar de la Intuición y Conciencia.
LA - 852 Hz - Retorno al Orden Espiritual.
SI - 963 Hz - Expansión del Ser.

Por ejemplo, la tercera nota, frecuencia 528, se relaciona con la nota MI de la escala y se deriva de la frase -MI-ra gestorum-, que en latín, significa MILAGRO. Sorprendentemente, esta es la frecuencia exacta usada por los biogenetistas para reparar el ADN roto, el programa genético sobre el cual se basa la VIDA.

Estas poderosas frecuencias fueron brindadas a la iglesia, muchos años atrás para un propósito espiritual. Esto fue hace mucho, cuando la iglesia era un lugar maravilloso para reunir a la gente en los pueblos. La Iglesia servía como un lugar social, político y espiritual. La gente asistía a la Misa, la cual, en esos tiempos, se decía en latín (hasta el Concilio Vaticano II). Cuando la gente cantaba en Latín, o en tonos musicales, era muy poderoso, porque se conseguía atravesar todas las formas limitadas de pensamiento, hacia niveles más profundos del subconsciente, accediendo a percepciones más allá del sistema de creencias. Tal como lo describe la Dra. Candice Pert, energía y vibración se dirigen todo el tiempo hacia niveles moleculares. Ella sostiene que tenemos 70 receptores diferentes en las moléculas y cuando la vibración y la frecuencia alcanzan ese nivel, comienzan a vibrar. Además, ella observó: "cuando comienzan a vibrar, se organizan para tocarse unas con otras, para hacerse cosquillas, jugar, y montarse unas sobre otras". Es un ritual de danza completamente energético a niveles celulares que abren los cromosomas y expone el ADN a las frecuencias. Cuando entonamos, hacemos cánticos o percusión, esto puede ser una forma de dirigir la energía para propósitos de transformación. vibración y sonido pueden ser usados, como la mayoría de las cosas, con una intención positiva, o una negativa. Usados negativamente, esto no es más que control y manipulación. La mayor parte del mundo, ha sido construida sobre el control y la manipulación, por la forma en que nos comunicamos a través del lenguaje. Muchos textos diferentes, como La Biblia, nos hablan de la importancia de hacer sonidos; sea con cantos, percusión o hablar en lenguas (como los carismáticos fundamentalistas hacen), todas son formas diferentes con que las personas pueden acceder a niveles más profundos de sí mismos. Se sabe que las Tonos Solfeggio son una de las más puras maneras de hacerlo con intención positiva. Buscando en las definiciones de cada una de las sílabas originales, utilizando entradas ocultas desde el Diccionario Webster, y el Original Apócrifo Griego, el Dr. Joseph Puleo, mayor investigador de las Frecuencias sagradas, determinó que esas frecuencias originales pueden ser usadas para:

Cambiar la amargura en alegría, ayudar a la persona a conectar con su Fuente, para traer milagros sucesivos, reparación del ADN, conexión con la familia espiritual, resolviendo situaciones y volviéndose má;s intuitivos, y finalmente, poder retornar al Orden Espiritual. A través de la música, esos tonos pueden ayudar a que todos los canales permanezcan abiertos y mantengan la fuerza vital (el chi), literalmente fluyendo a través del sistema de chakras, libremente. Si esto es así, Qué es lo que las frecuencias electromagnéticas lograron como para ser colocadas dentro de los himnos "perdidos" y cantos gregorianos? La Escala del Antiguo Solfeggio, estimula la vibració;n de creatividad expansiva, resolució;n rápida y sencilla de los problemas, así como la salud holística. Nuevamente, deberíamos notar que a pesar de que algunas de las notas contemporáneas se aproximen al Solfeggio, no tienen las mismas frecuencias que los tonos antiguos. Por ejemplo: el tono del Solfeggio correspondiente a MI, vibra a 528 Hz. El más aproximado y comparable de los modernos, es el DO (C para la notación musical americana), sobre el medio C, el cual vibra a 512 Hz. Toda la música de nuestro mundo contemporáneo (desde comerciales hasta modernos himnos y sinfonías) han sido compuestos utilizando la escala de Doce Tonos, toda ella tiene límites vibracionales. Como resultado, la frecuencia vibracional de los tonos de la música moderna, puede crear situaciones como "encierro mental", emociones inútiles o suprimidas y pérdidas de conciencia real basadas en el miedo, todas las cuales tienden a manifestarse en síntomas físicos de enfermedad. Nuestras investigaciones indican que las frecuencias vibracionales contenidas en los tonos del Solfeggio, mantienen sus potenciales sanadores originales. *Información tomada del libro "Healing Codes for the Biological Apocalypse" (Códigos Sanadores para el Apocalipsis Biológico), escrito por el Dr. Leonard Horowitz.

facebook solfeggio
facebook solfeggio
google plus solfeggio
Feed  Solfeggio
Blog  Solfeggio
Facebook Solfeggio
Twitter  Solfeggio
youtube  Solfeggio
Google+  Solfeggio
Twittear
Solfeggio
Productos Solfeggio
Himno Solfeggio
musicoterapia  Solfeggio
Mandalas   Solfeggio
Aplicaciones  Solfeggio
 Video Solfeggio 1
Politica de privacidad
Terminos y condiciones
Preguntas Frecuentes
Contacto